domingo, 2 de septiembre de 2018

7o aniversario: Los fracasos no son divertidos pero esenciales para aprender

Cumplimos 7 años en idearia Lab, años en los que hemos tenido de todo, desde grandes éxitos con clientes que nos han amado hasta fracasos de aquellos a los que no logramos agregarles todo el valor que hubiéramos querido.

Sin duda a lo largo de estos años mi principal labor ha sido a la de aprender; si aunque suele extraño lo más importante ha sido aprender de los clientes, del equipo, de los amigos para irnos transformando a lo largo del tiempo. Este dinamismo de continuamente reinventarnos ha sido tal vez lo que nos ha mantenido vivos y creciendo.

Suele hacer mucha gracia cuando nos preguntan a qué nos dedicamos y no es tan fácil explicarlo, nos suelen confundir con una consultora tradicional hasta que les platicamos de alguno de nuestros proyectos, donde vamos acompañando a los clientes a descubrir sus oportunidades, a salir de su zona de confort, a ponerse metas ambiciosas y a ir codo a codo con ellos hasta lograrlas.

Decidir crear algo siempre tiene más riesgo que ir por el camino conocido, sin embargo veíamos una necesidad de apoyarnos en las metodologías existentes para construir lo nuestro, para desarrollar nuestras herramientas, para no conformarnos con lo que había, y cada vez que trabajamos en nuevo proyecto tratamos de desarrollar lo que haga falta para lograr los objetivos planteados. Eso, con el paso del tiempo nos ha convertido en unos artesanos de las metodologías de innovación haciendo nuestro propio método y herramientas.

Siempre he pensado que tenemos el mejor trabajo del mundo, viajamos todo el tiempo conociendo personas valiosas, participamos con organizaciones de todo tamaño y giro aportándoles valor para redimensionar su actividad, logramos relaciones de largo plazo que generan agradecimiento mutuo, cada proyecto es un nuevo aprendizaje lo que nos reta intelectualmente todo el tiempo y ¡además nos pagan! 

A lo largo de estos años he cometido muchos errores, algunos por los paradigmas que fui construyendo a lo largo de mi camino, otros por no aprovechar el talento que pasaba cerca de mi, otras por confiar demasiado en personas que no tenían el mismo sueño, no las juzgo mal, al contrario, entregaron su talento pero su sueño era otro y terminaron marchándose.También he fracasado en decisiones, en mantener tercamente situaciones que debe abandonar en el día uno y que con el tiempo me costaron mucho dinero y dolores de cabeza.

Aprender la diferencia entre una empresa y un autoempleo ha sido lago largo y difícil de aprender, diferenciar entre lo que me gusta y lo que debemos hacer, aprender a sacar una sonrisa cuando faltan las ganas, aprender a tragar sapos sin hacer caras, aprender de la abundancia y de la escasez, aprender que de todos, de todos tenemos algo que aprender, aprender todo el tiempo pero principalmente de los fracasos y más todavía de los más amargos. Tal vez por eso disfruto tanto la frase de Shakespeare de “dulces son los frutos de la adversidad...”

Hoy creo firmemente en esa frase de que el aprendizaje es directamente proporcional al dinero que pierdes; y como yo he perdido mucho he aprendido mucho. En adelante no creo que pueda evitar los fracasos sino experimentarlos de una forma más rápida y barata.

Sin el talento de lo que nos han acompañado en esta ruta no podríamos ser lo que somos, no podríamos hacer lo que hacemos, no podríamos haber logrado todo lo que hemos hecho, seríamos una empresa más, una consultora más y estaríamos peleando en un océano rojo en medio de la irrelevancia. Sin embargo hemos renunciado a ello, no queremos ser uno más y hemos tratado de plantear diferenciadores en los que venimos trabando con mucho esfuerzo.

Hoy no nos falta nadie, no nos sobra nadie, somos los que tenemos que estar y les agradecemos infinitamente a los que se han marchado su dedicación y sus aportaciones. Hoy esperamos con confianza que el ritmo se mantenga y sigamos creciendo. La meta 2020 sigue caminando y no vamos a parar hasta lograrlo, al menos por esfuerzo no faltará.

Gracias Memo, Christian, Marce, Pam, Axel, Roberto, Juan Ca, Ruthy, Albertico, Pame, Miguelito gracias de verdad. Zu, Alex, Alfredo, muchas gracias por lo que nos aportaron, mucho éxito en lo que sigue, este año le sumaron mucho a los resultados.

Hace un par de años nos decidimos a competir globalmente y comenzamos poniendo el foco en algunos países de Latinoamérica, hemos dado nuestros primeros pasos y a lo largo de este tiempo ya hemos trabajado en algunos proyectos en 6 países y nuestra facturación fuera de México hoy nos genera poco más de un cuarto de nuestra facturación. Hemos incorporado dos nuevas líneas de negocio este año y estamos cocinando lo que pensamos será nuestra actividad principal para 2019 y estamos llenos de ilusión para lograrlo.

Tenemos mucho por hacer, mucho por crecer, mucho por avanzar, una lista gran de proyectos que estamos cocinando para que el siguiente aniversario nos tome con al menos la misma energía con la que llegamos al de 2018. Nuestro propósito se mantiene: ayudar a otros a crecer, a ser diferentes para convertirse en líderes de su sector. Queremos seguir siendo un referente en el mundo de la innovación en Latinoamérica.

Gracias por estos 7 años.

Jorge Peralta
@japeraltag

@idearialab

No hay comentarios:

Publicar un comentario